Pídeme lo que quieras, los besos robados, las noches de insomio, los pocos pedazos de corazon que aun laten, las estrellas en las que escribi tu nombre, el infinito que compartimos, pero por favor, no me pidas que me quede.